A veces me preguntan cómo surgió la idea de Guacamango. Fue por casualidad y medio en broma. Vivo en Barcelona desde 2003 y de las visitas a mi Málaga natal solía volver cargada de mangos, aguacates, naranjas, limones… lo que en ese momento estuviera cultivando mi padre. Era imposible convencer a mi madre de que no vivía en un territorio desabastecido y de que aquí podía alimentarme sin problemas, así que siempre venía con algo en la maleta. Aunque no le faltaba razón en que los mangos y los aguacates que yo traía no los encontraría tan fácilmente. Y si los encontraba, sería a precio de oro. Los amigos y compañeros con los que compartía mi cargamento quedaban sorprendidos por el olor, sabor y textura de mangos y aguacates y me solían pedir incluso ofreciendo pagar por los productos, ya que valoraban mucho su calidad. De ahí que la idea de comercializar nuestros productos al por menor y sin mayores aspiraciones en Barcelona quedó rondando en mi cabeza. Pero estuve muy ocupada con mi carrera profesional (nada que ver con la agricultura) y otros menesteres, hasta que con el nacimiento de mi hijo resucitó mi interés por la alimentación natural y saludable y se intensificaron las visitas a Málaga (sus abuelos no podrían verlo sólo cuando pueden venir de visita a Barcelona). A esto se sumó mi paso del trabajo por cuenta ajena al trabajo por cuenta propia, y decidí retomar aquel proyecto latente que bauticé hace años como Guacamango. Mi (nuestra) tienda online acaba de nacer y ahora toca verla crecer. ¿Nos ayudas?

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *